Wifi

gratis

¿Por qué reservar desde aquí?

Comer en Toledo

Por | 26 agosto, 2014 | 0 comentarios

Restaurante Mudéjar en ToledoToledo no es una ciudad para veganos y amantes de las ensaladas ligeras, a pesar de que los rigores del calor en verano podrían invitar a menús más livianos. Pero no, Toledo, ciudad de clima continental, preserva una gastronomía basada en carnes y otros platos contundentes de los que daremos aquí breves referencias, con mención a algunos de los locales que ofrecen estas delicias.

No tenemos que irnos muy lejos para encontrar el primer resultado de nuestra lista de recomendaciones gastronómicas en Toledo. Nuestro Restaurante Mudéjar es una de las mejores opciones de cocina de alta calidad en el centro de la ciudad, combinando lo mejor de la tradición culinaria castellana con toques de modernidad. No dudéis en venir a conocerlo.

Empezaremos esta pequeña ruta gastronómica por el bar Ludeña, considerado por los comensales como uno de los bares “más auténticos de Toledo”, al igual que las especialidades que ofrecen, como la carcamusa (estofado de carne con guisantes y un toque picante), las codornices y las perdices estofadas. El ambiente tiene su encanto, con el aspecto de taberna antigua y estructuras de madera, por lo que se puede considerar uno de los “imprescindibles” en cualquier visita.

Como la cervecería El Trébol que, a pesar de contar con una terraza muy amplia, siempre muestra gente esperando a la entrada, incluso en domingo, quizá también por su privilegiada situación, a pocos metros de la plaza Zocodover. Está considerada un “clásico” en la oferta gastronómica toledana, en un local bien decorado (con trazas de la antigua muralla, a ojos vista, tras la última reforma), y que ofrece un selecto surtido de tapas. Las más codiciadas, su sartén de patatas con huevos y morcilla o sus famosas bombas de carne.

Muy cerca de allí, en la calle Santa Fe 10, se encuentra La Tabernita, que también cuenta con buenas reseñas de los comensales que se han acercado por ahí, con especial gracia para preparar los tomates verdes fritos, las parrilladas de carne y el ciervo. Un punto en contra: el volumen de la música, esa pesadilla en tantos locales españoles.

Con un punto más alternativo se encuentra El Ermitaño, ubicado en una de esos plazas sin salida que tanto misterio encierran en Toledo, girando a la derecha en la calle Alfileritos. Un lugar con personalidad, sin imposturas, en el que se puede disfrutar de platos típicos, como la carcamusa, o las chuletillas de lechal, pero también de ensaladas marca de la casa y, atención, unas espectaculares hamburguesas de carne de vacuno cuya calidad salta a la vista.

Categorías: General

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*